Saltar al contenido

Basilisco, un lagarto común fuera de lo común 

El basilisco pasó de ser una bestia de inframundo, a ser un lagarto simpático apodado Jesucristo. El tiempo pone a cada cual en su lugar. ¿Cierto? 

En zoología se le conoce como basiliscus a un género de lagarto más pequeño y delgado que una iguana. También más simpático y dinámico. En total, se trata de cuatro tipos o especies de basiliscus.

Basilisco animal

El basilisco, nombre común de la especie, es un saurio que tiene en miniatura algunos atributos del animal mitológico del que se tomó el nombre: cresta en cabeza y cola. El basilisco puede caminar sobre sus dos patas traseras, tiene la piel que va del marrón al amarillo fluorescente, e incluso manchas rojas sobre su cara.

Este animal podría ser cualquier cosa, menos aburrido. Sus dos ojos saltones y su constante movimiento sobre los árboles le ha atribuido simpatía. Es del género de los saurios y también, guarda parecido con sus antepasados extinguidos: los dinosaurios.

Características del lagarto basilisco

En promedio miden 70 a 75 centímetros. Su cola abarca 70 por ciento de su cuerpo. Piel escamosa y brillante, que varia en tonalidad. 

Mantienen una alimentación omnívora que consiste mayormente en plantas, pero también consume huevos, insectos y animales pequeños. La mayor parte del tiempo lo pasan sobre los árboles, al lado de reservorios de agua.

Basilisco jesuscristo

En sus patas traseras tiene lóbulos dérmicos con funciones similares a la de las aletas. Estas membranas permiten que tenga un mayor apoyo en la superficie del agua y pueda correr sobre el liquido, casi mágicamente. Sin embargo, el basilisco prefiere andar sobre la tierra para reducir el riesgo de ser consumido por sus depredadores, que en su mayoría se encuentran en el agua. 

Posee una cresta en la cabeza y una más amplia en cuerpo y cola. En ocasiones, de acuerdo al tipo de basilisco, presenta tres crestas.

El lagarto basilisco tiene un comportamiento nervioso. 

Habilidades morfológicas del lagarto basilisco

Entre sus habilidades resalta la capacidad de correr sobre el agua a grandes velocidades. Alcanza hasta las siete millas por horas. Puede correr sobre el agua hasta por dos minutos, luego de este tiempo se hunde.

La habilidad de nadar sobre el agua le ha ganado fama de tener poderes sobrenaturales o ser considerado un animal sagrado por algunas culturas. Comúnmente se le conoce como lagarto Jesucristo.

Es sorprendente ver al basiliscus retando la gravedad y prácticamente corriendo sobre el agua. Muy veloz y erguido. Hace esto sobre todo cuando se siente en peligro y activa su modo huir de los depredadores. Su larga cola también sirve para mantener su estabilidad. Mientras, sus largas garras para trepar los árboles.

El basilisco tiene una morfología tan maravillosa que puede adaptarse fácilmente a cualquier entorno, dentro o fuera del agua. 

Otra de sus características es que posee en su nariz membranas que se activan para impedir el paso de arena cuando el basilisco se entierra para ocultarse de sus depredadores. De esa manera, las fauces se cierran e impiden el paso de la arena y una posible asfixia del animal. También puede permanecer 30 minutos en promedio bajo el agua.

Donde vive el lagarto basilisco

Se encuentra en las selvas húmedas de América Central y Sur América. Desde el sur México hasta el norte de Ecuador. 

El basiliscus basiliscus, o basilisco común se encuentra en Nicaragua, Colombia, Panamá y Venezuela. Le gusta los lugares húmedos de clima templado, por esa razón la selva y los espacios con ríos o lagos son sus preferidos.

El basilisco además es una especie invasiva. Un ejemplo de lo anterior es que varios ejemplares fueron introducidos en la Florida, Estados Unidos, donde actualmente son avistados con frecuencia. 

Algunas personas tienen al basilisco como mascota exótica. Sin embargo, su hábitat natural y deseado es la naturaleza. No es un animal doméstico, sino salvaje.

Alimentación del basilisco 

Tiene una alimentación omnívora. Come plantas, frutos de los árboles e insectos que polinizan los bosques. También pequeños animales y huevos.

Basilisco verdeReproducción del lagarto basilisco

Su tiempo de apareamiento y reproducción comienza cuando la hembra alcanza los 20 meses. El macho cuando llega a los dos años. Los basiliscos de ambos sexos, tan exóticos, segregan una hormona sexual olorosa en sus colas que anuncian que ha llegado el momento del apareamiento.

Sin embargo, el momento de unión, los machos deben pelear entre sí. Al final de estas largas batallas de la que deben quedar agotados, el ganador copula con la hembra. 

Los huevos del lagarto basilisco demoran tres meses en eclosionar. La madre basilisco no cuida hasta el final de sus crías, pero si resguarda el nido de posibles depredadores. La hembra puede nidar hasta cuatro veces al año. En cada nidada pone de dos hasta veinte huevos. AL momento de su nacimiento, los basiliscos bebés ya están preparados para enfrentarse al mundo independientemente: pueden correr, trepar árboles y nadar.  

Los basiliscos por lo general, no alcanzan más de tres años de vida debido a la larga lista de depredadores que tienen detrás. En 2019 un estudio científico de la Universidad de Washington alertó que los lagartos tropicales podrían estar amenazados por el calentamiento global, ya que estos animales regulan su temperatura con la del ambiente y no estarían preparados para lidiar con altas temperaturas. 

Clasificación del basiliscus

La especie basiliscus fue descubierta en 1768 por el naturalista austriaco Nicolaus Laurenti. Existen hasta la actualidad cuatro subespecies.

  • El basiliscus basiliscus o basilisco común es de color marrón o verde. Se encuentra en grandes cantidades en un eje que va desde México hasta Venezuela, pasando por Colombia y Panamá. Habita los bosques tropicales tupidos y humedales.
  • Basiliscus galeritus, o basilisco cabeza roja. Como su nombre lo indica presenta pequeñas pecas o manchas rojas en su cara. Es de color verde o verde oliva. Se encuentra en Colombia y Ecuador, en el área de la Amazonia.
  • Basiliscus plumifrons, o basilisco emplumado o de doble cresta. Se encuentra en centroamérica, especificamente en El Salvador y Honduras. Resalta por tener una cresta más pronunciada que al desplegarla asemejan a plumas. Es un espectáculo observar a este basilisco.
  • Basiliscus vittatus, o basilisco marrón. Tiene establecido su hogar en los bosques húmedos de México, América Central y el norte de Colombia.

Videos de basilisco